Benabarre cuenta con una ruta muy interesante para conocer algunos de los oficios perdidos y rescatados del olvido.

Desde la reparación del mas delicado reloj hasta el lavado de la ropa cotidiano demuestran la habilidad de muchas personas que desde generaciones han trabajado con sus manos para transformar el cacao en chocolate, las espigas en pan, la leche en queso y en definitiva: la materia prima en arte.

La ruta de los oficios de Benabarre completa se puede visitar concertando cita en la oficina de turismo ya que algunas iniciativas son privadas y cuentan con horarios específicos. Esta ruta es muy recomendable también para grupos de escolares y cuenta con los siguientes atractivos:

Pozo de Hielo. Nos enseña cómo se puede conservar el hielo durante todo un verano sin necesidad de electricidad.

Molino de Aceite. La transformación del fruto del olivo en aceite ha evolucionado mucho desde la antigüedad.

Molino de Harina. La harina clave en la alimentación desde siempre,como lo es el pan que de ella se obtiene.

Aljibe y Lavaderos. En las poblaciones por donde no pasa el río el ingenio es imprescindible. Utilizar las fuentes y manantiales con buen criterio es lo mas importante.

Museo del Reloj. La colección de relojes y sus instrumentos de reparación de Marín Samper. Un antiguo taller dónde jamas se para el tiempo.

Museo del Chocolate. Todos los utensilios necesarios están expuestos y nos recuerdan que aunque las técnicas evolucionen el delicioso sabor del chocolate se recuerda desde niños. En Chocolates Brescó nos lo enseñan.

Obrador de Queso de Cabra. Salir al campo como un verdadero pastor, ordeñar cabras, elaborar queso artesano y finalmente degustar su auténtico sabor. Estas son las cosas que cada día se muestran en Quesos Benabarre.

Anuncios